Francisco Rodríguez

Contacto

Ecce Ancilla Domini (Policromía)

Esta imagen fue realizada por el autor en convalecencia por un duelo. Siendo consciente de que sus pensamientos y sus sentimientos no serían perennes, pero que el arte que habría de crear probablemente llegaría a trascender el tiempo y diversos contextos, optó ab initio  de no incorporar aspectos negativos de su psique dentro de los contenidos visuales de la imagen. Se evitó que esta última sirviese como vehículo de sentimientos funestos en un futuro.

 

2009_Ecce-Ancilla-Domini-Policromia

 

En oposición a los sentimientos de duelo se procedió a buscar concepciones ontológicas del amor, y desde ahí, buscar formas culturales paradigmáticas en torno a la mujer y en relación al amor. Por ese entonces el autor se interesa por la estética y la iconografía del arte de los Prerrafaelistas (Inglaterra 1848) y opta por trabajar la imagen de la Santísima Virgen María de la tradición cultural Católica-Cristiana sin proponerse a crear arte de carácter sacramental.

Se procede con la investigación iconográfica. Se rastrean imágenes estudiando comentarios exegéticos de pasajes bíblicos en referencia a la virgen del Apocalipsis de San Juan (Ap 12, 1). Esas descripciones revelaron varios arquetipos femeninos enmarcados en diversos ámbitos religiosos precristianos.

 

Ecce ancilla Domini Fragmento1

El autor encuentra correspondencias y sincretismos entre las diversas deidades femeninas que pueden ser clasificadas como Diosas Blancas (para más información remítase al historiador italiano Alessandro Grossato n. 1955). Se caracterizan por ser fértiles-maternales, o que reinan y resplandecen sobre las tinieblas, junto, por, o con la gracia de Dios hijo-esposo y por último su virginidad puede considerarse uno de sus atributos. Las características simbólicas varían según el contexto cultural o  la advocación  a la cual pertenezcan. Se pueden considerar Diosas Blancas,  lunares-estelares a Isis, Durga, las shakti, La Santísima Virgen María, Ishtár, Venus, Selene, DianaArtemisa, Lucinda, Cibeles, etc…

 

En el diseño de la imagen se incorporaron signos y símbolos con referentes paganos o referentes alquímicos (como las dualidades cósmicas, Sol-Luna y sus correspondencias, oro-plata, masculino-femenino). Fue inevitable el relativismo polisémico al aplicarse un esquema semiótico. Por ejemplo, el solo hecho de haber diseñado una diadema de luna a manera de cuernos, hace referencia iconográfica a tocados que emplea Isis, Selene, Diana y hasta Hécate en algunas de sus representaciones. Por lo tanto aquel signo conlleva otros significados indeseados. A raíz de estos inconvenientes, fue necesario establecer jerarquías en los signos y símbolos dándole prioridad a aquellos concernientes al mensaje cristiano. Se incorpora el monograma JHSJesús Hominum Salvator, o también una aureola a manera de rosetón-crismón que partiendo del emblema de Cristo, en un diagrama circular ornamental expresa el concepto primordial del todo y a su vez hace de nimbo de luz denotando santidad. Se reelabora el concepto del símbolo del pez –Ichtus, dibujándose tres veces en referencia a la Santísima Trinidad. Se emplean los lirios como símbolo de pureza y de la inmaculada concepción. Se deja entrever un feto dentro del vientre materno rodeado de los rayos del sol  (niño Jesús como mesías, su teofanía y la luz tabórica). Los números del 1 al 4 hacen referencia a los cuatro evangelistas.

2009_Bocetos-Ecce-Ancilla-Domini

 

 

Los rayos del sol alrededor del vientre materno son ubicados en concordancia a la descripción de la virgen del Apocalipsis, la cual se encuentra revestida en llamas. También se conservan las 12 estrellas (los doce apóstoles) en la corona-aureola. No se hizo referencia alguna a la serpiente (símbolo del mal – pecado original) para concentrar la narrativa en el tema del amor, dejando de lado una referencia ambigua del triunfo de la virgen sobre el mal.

El dibujo tiene un estilo influenciado por los carteles de Art Nouveau (1890-1910), alejándose radicalmente de la iconografía tradicional de la Santísima Virgen María pero justificando la inclusión de textos como elementos visuales y decorativos, que a su vez reforzarían la narrativa. Se escriben textos con estilos caligráficos en latín. En su mayoría son extractos de la Biblia  en relación al Ángelus. Un último texto pertenece a una medalla sacramental:

 “Spiritus Sanctus superveniet in te, et virtus Altissimi obumbrabit tibi”

“El Espíritu Santo vendrá sobre ti y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra” (Lc 1, 35)

“Ecce ancilla Domini, fiat mihi secundum verbum tuum”

“Aquí está la esclava del Señor, hágase en mi según tu palabra” (Lc 1,38)

“Benedicta tu inter mulieres, et benedictus fructus ventris tui.”

“Bendita entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre” (Lc1, 42)

O Maria concuesans peché. Priez pour nous, quiavons recours a vous”

“María sin pecado concebida, ruega por nosotros, que acudimos a ti” (“Medalla Milagrosa” sacramental de Sata Catalina Laboure 1830 – Paris).